1 de febrero de 2018

EL ELEFANTE ENCADENADO




Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. 

También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. 

Durante la función, la enrome bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca clavada en el suelo. 

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. 

Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? 

Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía creía en la sabiduría de los grandes. 

Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. 

Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. 

Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. 

Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: 

El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. 

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. 

Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo.

La estaca era ciertamente muy fuerte para él.

 Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía... 

Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. 

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. 

Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. 

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. 

Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...  


Jorge Bucay

26 de enero de 2018

LA FELICIDAD

En cierta ocasión se reunieron todos los dioses y decidieron crear al hombre y la mujer; planearon hacerlo a su imagen y semejanza, entonces uno de ellos dijo:

"Esperen, si los vamos a hacer a nuestra imagen y semejanza ,van a tener un cuerpo igual al nuestro, fuerza e inteligencia igual a la nuestra, debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de no ser así, estaríamos creando nuevos dioses. 

Debemos quitarles algo, pero, ¿Qué les quitamos?"

Después de mucho pensar uno de ellos dijo: "Ah!! ya se!

Vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser donde esconderla?

Para que no la encuentren jamás".

Propuso el primero:

"Vamos a esconderla en la cima del monte mas alto del mundo"; a lo que inmediatamente repuso otro: "no, recuerda que les dimos fuerza, alguna vez alguien subirá, y la encontrara, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde esta".

Otro dijo: "Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra".

Y le dijeron: "No, recuerda que les dimos inteligencia, y un día alguien construirá una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la descubrirán, y entonces todos tendrán felicidad y serán iguales a Nosotros ".

El ultimo de ellos, era un Dios que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás dioses, analizó en silencio cada una de ellas y entonces rompió el silencio y dijo:

"Creo saber donde ponerla para que realmente nunca la encuentren"; todos voltearon asombrados y preguntaron al unísono: " Dónde? ".

"La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontraran".

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces ha sido así, el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo.





Desconozco al autor.

12 de febrero de 2014

QUE DURO ES SER PADRE



Carta de una hija a su Padre.


El padre entro a la habitación de su hija y encontró una carta sobre la cama. Con la peor de las premoniciones la leyó mientras temblaban las manos:

- "Queridos papa y mama, con gran pena y dolor os digo que me he escapado con mi nuevo novio. He encontrado el amor verdadero y es fantástico.

Me encantan sus piercings, cicatrices, tatuajes y su gran moto. Pero no es solo eso: estoy embarazada y Jonatan dijo que seremos muy felices en su poblado. Quiere tener muchos mas niños conmigo y ese es uno de mis sueños.

He aprendido que la marihuana no daña a nadie y la vamos a cultivar para nosotros y nuestros amigos. Ellos nos proporcionan toda la cocaína y pasta base que queremos.

Entretanto rezaremos para que la ciencia encuentre una cura para el SIDA, para que Jonatan se mejore. Se lo merece.

No te preocupes por el dinero: el Yony lo ha arreglado para que participe en las películas que sus amigos Rayan y Miquel ruedan en su sótano.

Por lo visto puedo ganar 50 dólares por escena, 50 mas si hay mas de tres hombres en la escena y 50 mas si participa un caballo.

No te preocupes mama. Ya tengo 15 años y se como cuidar de mi misma...

Algún día os visitare para que podáis conocer a vuestros nietos.

Con cariño, vuestra querida hija.

P.D.: 
Papi, es una broma. Estoy viendo la tele en la casa de la vecina.
Solo quería mostrarte que hay cosas peores en la vida que mis notas, que te adjunto a la presente.



Respuesta del padre a su hija.



"Le he dado a leer la nota a tu madre. Le ha dado un infarto del susto y hemos tenido que ingresarla en el hospital. Los médicos temen por su vida.

Al decirle a los abogados lo que ha pasado me han recomendado que haga uso de la figura del repudio, por lo que ya no eres nuestra hija, así que te hemos quitado del testamento.

Hemos tirado a la basura todas tus cosas y hemos habilitado tu habitación como despacho.

También hemos cambiado la cerradura de casa por lo que tendrás que buscarte un alojamiento, pero no intentes pagar con tarjeta, porque la hemos anulado, y hemos cancelado tu cuenta en el banco (el dinero que había allí, lo vamos a utilizar para el tratamiento de tu madre).

Por cierto, no intentes llamarnos para pedirnos dinero, porque hemos anulado el contrato de tu teléfono móvil y hemos dado de baja tu número.

Las joyas que tenias guardadas, tu equipo de música, y la colección de CDS y películas, las hemos vendido al vecino del quinto (ese que te cae tan mal y que dices que te vigila por la ventana cuando te cambias de ropa...)

¡Ah!! Por cierto, tendrás que buscar también un trabajo, porque ya no te vamos a pagar los estudios ni las clases de música.

Para el caso de que no puedas conseguir ni trabajo ni alojamiento, te recomiendo al "Perico". Es un tío que conocí en la mili, y no se muy bien a que se dedica, pero le he mandado una foto tuya y me ha dicho que una chica como tu no tendría problemas para vivir en ciertos países del Mundo que el conoce.

En fin espero que en tu nueva vida todo te vaya bonito y que seas muy feliz.

P.D.:  
Hija, es una broma. Estoy viendo la tele en casa con tu madre, que esta perfectamente y riéndose a carcajadas.


Solo quería mostrarte que hay cosas peores en la vida que pasarte las próximas tres semanas castigada sin salir de casa, por las notas, y sin ver la tele, por la bromita.  



Desconozco al autor.